Columna en El Universal: Cerrar el paso a la delincuencia

Autor: Alejandra Barrales
Fuente: El Universal
27-03-2012

Dip. Alejandra Barrales. Presidenta de la Comisión de Gobierno de la ALDF
Dip. Alejandra Barrales. Presidenta de la Comisión de Gobierno de la ALDF




Las familias en el Distrito Federal tienen preocupaciones muy claras que requieren de una atención inmediata de las autoridades, la generación de empleo y la inseguridad, pero los últimos años sumaron el tema de las adicciones a esta lista. Por eso son tan importantes las reformas que recientemente hicimos en materia de extinción de dominio.

Los diputados locales aprobamos las modificaciones de ley que permiten que aquellos inmuebles utilizados para la distribución y venta de drogas, conocidos como “narcotienditas”, sean expropiados por la autoridad.

Con la Ley de Extinción de Dominio del Distrito Federal, que ya es un referente a nivel nacional, se busca combatir al crimen organizado a través de medidas que afecten su economía. Los diputados locales incluimos el narcomenudeo para detener a los abastecedores de drogas.

Estamos conscientes que hay muchas cosas por mejorar, que habrán ciudadanos que actúan de buena fe y rentan o prestan sus propiedades, pero esta medida también servirá para estar más atentos y no dejarse sorprender por individuos que sólo buscan enriquecerse a costa de la salud de otros o para delinquir.

Actualmente esta ley destaca que perderán sus derechos de propiedad cuando se acredite el ilícito en casos de delincuencia organizada, secuestro, robo de vehículos, trata de personas y ahora narcomenudeo.

Esta medida la tomamos los legisladores locales porque sabemos que en la ciudad de México hay cientos de comercios, casas o departamentos, ubicadas principalmente en las delegaciones Iztapalapa, Gustavo A. Madero y Cuauhtémoc, donde se comercia droga, que en la mayoría de los casos, es consumida por jóvenes, que son los que están más expuestos.

Según la Secretaría de Seguridad Pública local, del 2002 a la fecha, ha crecido 450 por ciento la detención de personas en posesión de drogas.

No podemos quedarnos con los brazos cruzados. Tenemos la obligación y el compromiso de actuar rápido para que esta situación no crezca más. Y con esa intención en diciembre pasado entró en vigor la Ley para la Atención Integral del Consumo de Sustancias Psicoactivas del Distrito Federal, para apoyar a quienes ya son adictos a una droga o al alcohol.

Ese fue un primer paso, atender a quienes ya son dependientes de alguna sustancia. Hace unos días, el pleno de la Asamblea Legislativa aprobó incorporar la actividad del narcomenudeo en el catálogo de ilícitos de la Ley de Extinción de Dominio local, luego que se dieran mayores facultades a la Procuraduría capitalina y al Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal (TSJDF).

Esta ley, impulsada en la ciudad de México, ya es un referente nacional. ¿Por qué lo afirmo?, pues a principios de este mes, la Suprema Corte de Justicia de la Nación ratificó la constitucionalidad de esta norma al dictar una sentencia favorable para la administración capitalina en el caso del Hospital Central de Oriente, donde se traficaba con niños.

Hay otros casos donde la Ley de Extinción de Dominio local ha tenido resultados muy positivos, tal y como sucedió cuando los propietarios de diversos hoteles de la zona de La Merced trataron de ampararse, a pesar que en sus instalaciones se cometía el delito de trata de personas.

Por eso, insisto que esta Ley es de avanzada, es un procedimiento jurídicamente nuevo y que, por supuesto, necesitará perfeccionarse. En esta tarea será indispensable la colaboración de los ciudadanos. Como legisladores estamos dispuestos y es nuestra obligación escucharlos, porque al igual que ellos, no queremos ver a nuestros jóvenes atrapados por la delincuencia.